musculo

ENFERMEDADES DEL SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO

NaT ha mostrado tener un importante papel en el proceso de recuperación de diversas patologías de esta área, por su efecto activador funcional, ya que al eliminar los excesos iónicos de las zonas afectadas, repercute positivamente sobre varios de los elementos implicados en muchas de estas patologías, ya que:

Al mejorar la actividad del sistema nervioso de la zona, permite:

  • Recuperar las funciones de ligamentos y cápsulas articulares, aportando mayor estabilidad articular.
  • Mejorar la respuesta neuromuscular y la coordinación motora.
  • Mejorar la actividad neurovegetativa, favoreciendo la vascularización de la zona y oxigenación de los tejidos.
  • Mejorar la actividad motora y sensitiva de nervios periféricos.
  • También contribuye a relajar la musculatura, disminuyendo el efecto nocivo de las tracciones excesivas y compresiones, que las generan contracturas, facilitando así el proceso de recuperación.
  • Disminuir la inflamación fisiológicamente.
  • Mejorar el drenaje linfático.

 Es importante comentar que el NaT no soluciona los problemas estructurales óseos ni articulares, para los cuales se requerirán tratamientos quirúrgicos u ortopédicos.

Enfermedades de la columna vertebral:

Protusiones y Hernias discales

Pinzamientos radiculares

Problemas musculares y ligamentosos:

Distensiones articulares, luxaciones recidivantes (p. ej. de hombro), capsulitis, tendinitis, bursitis, contracturas, etc.

Enfermedades óseas y articulares:

Artrosis (mejora del dolor y la movilidad)

Osteoporosis (al mejorar la actividad neuromuscular, la tracción de los tendones sobre los huesos estimula su recalcificación y fortalecimiento)

Share
Print Friendly, PDF & Email